Agile es mainstream

Tiempo aproximado: 5 min.

Los Reyes Magos me han traído un libro (otro más a meter en la lista de 2019): «Guía del autoestopista galáctico». Sí, una novela. Se ve que los Reyes Magos me conocen bien. 😂

Pero bueno, por suerte estoy encontrando nuevas maneras de escribir en el blog empleando menos energía, así que seguramente podré encontrar el tiempo necesario para leer más. Eso sí, Reyes Magos, os aviso de que Netflix es una gran competencia hoy día para la pila de libros que están ahí esperando por mí. 😛

Hoy traigo de nuevo un hilo de twitter que he transformado a formato blog, esta vez para comentar un artículo publicado en Expansión titulado «BBVA y Santander se vuelcan en los sistemas de trabajo ‘ágiles'».

Otro hilo de twitter que traigo a formato blog.

He leído el artículo con tranquilidad y, aunque hay bastantes frases que yo no habría escrito así, hay que reconocer que Agile es mainstream en España y que las grandes instituciones (como los bancos) son las que están marcando el ritmo. Pero vamos a los detalles…

Me gustaría empezar por destacar que se trata de prensa económica hablando de dos bancos. El contexto es importante. Probablemente quien escribe es la primera vez que oye hablar de Agile y apostaría a que no ha leído la guía de Scrum. No matemos al mensajero. 😉

Habla principalmente de dos bancos y no del resto de grandes, medianas y pequeñas empresas, seguramente porque hablar de bancos mola en prensa económica y porque, no nos engañemos, esos dos monstruos en particular tienen muchísimo peso en la economía y la política de España. A la prensa y a la gente en general nos gusta medir los éxitos con números grandes. La metáfora «LO BUENO ES ARRIBA» está en el ADN de nuestro lenguaje y cultura, por eso no es de extrañar mensajes como «30.000 personas trabajando en agile en el banco» para indicar progreso.

Todos sabemos que Agile no consiste en hacer las mismas cosas con un organigrama diferente, por eso me gustaría analizar un poco más lo que he leído.

«(…) no sólo se acortan los tiempos y se alcanzan mayores cotas de éxito en los proyectos, sino que se obtiene una mayor flexibilidad y capacidad de reacción, un factor clave en un contexto de creciente cambio por la irrupción de cada vez más competidores digitales.»

Seguramente la mayoría discrepemos con la primera parte de la afirmación. Sobre todo porque así, sin matices, da lugar a expectativas que pueden tener mucho impacto. Pero la segunda parte está claro que es la piedra en el zapato de las directivas: flexibilidad y capacidad de reacción.

El artículo lo deja claro: Agile es importante para las grandes instituciones porque los competidores digitales se les van a comer el queso (y lo saben). Su tamaño no es suficiente para mantenerlos a raya: no los puedes comprar a todos.

Por tanto, la flexibilidad y la capacidad de reacción son clave. Agile no va de establecer la estrategia de negocio adecuada, sino de permitir a las directivas cambiar de estrategia cuando las condiciones del entorno cambian. Ya escribí sobre esto:

Sigamos con el artículo. Sobre la app móvil de BBVA dice:

«Bajo la coordinación de un responsable, grupos de trabajo multidisciplinares colaboran en uno o varios proyectos con tiempos relativamente cortos y objetivos muy delimitados.»

¿Un product manager y equipos Agile?

Pues sin conocer los detalles, parece que sí: hay coherencia en el producto (y los modelos de negocio que habilita) y hay flexibilidad y capacidad de reacción en los equipos que los construyen… comparada con la que tenían antes. ¡QUE ES LA CLAVE DE TODO ESTE ARTÍCULO!

Para los que no sepáis cómo se organizan/organizaban las grandes instituciones del siglo XX (soy ya un poco mayor y lo sé bien), los equipos no son/eran multidisciplinares sino monodisciplinares y con unas competencias bien definidas. La descripción de todo puesto de trabajo está/estaba bien delimitada. Bueno, en teoría al menos. El «mundo real» obliga a estas organizaciones rígidas a adaptarse a las necesidades de los clientes… y se flexibilizan por el eslabón más débil: el individuo, el trabajador. Cuanto más abajo en la jerarquía más flexible se espera que seas.

Agile viene a buscar una solución para esta violencia y ofrece:

  • abordemos tareas más pequeñas,
  • creemos equipos con todas las capacidades,
  • midamos el éxito por el feedback de los clientes, y
  • lideremos eliminando impedimentos a los equipos.

Pero, como ya sabemos, esto no es tan fácil de conseguir.

En instituciones tan grandes y longevas, podemos observar los mismos problemas que vemos en una sociedad cualquiera: statu quo y amenazas al mismo. Es muy difícil conseguir transmitir a todos que hay una amenaza real y que depende de ellos retrasar (al menos) que ésta les devore. Por eso prefiero ser un poco indulgente con los ritmos que vemos en estas transformaciones. Es como pedirle a una montaña que se mueva porque vamos a construir una carretera. Aunque la montaña tenga buena voluntad, le costará moverse.

¿Quiero decir con esto que es Agile todo lo que reluce en estos bancos? Definitivamente no (sé de lo que hablo), pero es muy relevante que el responsable de Talento y Cultura (a.k.a. RRHH) diga frases como que necesitan:

«líderes que inspiran con una visión, con un propósito, transmiten la estrategia, empoderan a los equipos y les ayudan a resolver sus dificultades»

Porque podría haber elegido otra frase, pero eligió ésa. No lo olvidemos, porque el riesgo para la institución es real y a las directivas les va la carrera en ello. Han apostado por Agile y eso es algo que hace muchos años nos habríamos dado con un canto en los dientes si hubiera sucedido.

Esto es algo que escribí en 2010. Ya ha llovido desde entonces:

Ojo, porque lejos de ser un logro, estos artículos son señales que nos deberían poner más alerta, porque sabemos que la realidad está lejos de ser «el Agile que nos habían prometido» y que aún queda mucho por hacer. Aquí alertaba de la industrialización de Agile.


Más tarde se me ocurrió buscar al autor del artículo y preguntarle su opinión sobre mi hilo.

LA FOTO: He decidido titular el artículo como «Agile es mainstream» en vez de «Agile es corriente principal» o «El agilismo es la tendencia mayoritaría» porque así tenía la excusa ideal para compartir este video y poner en su justo lugar la importancia que le doy a ser mainstream o no.

Pero, ojo, que tampoco es que sea yo de esos que rechazan todo lo mainstream sólo porque es mainstream.. 😀