Bitácora – 18 de enero de 2017

Ayer llegué algo tarde y cansado a casa, pero ahora tengo un rato, así que toca bitácora doble.

Llevaba bastante tiempo sin atender a los gráficos que estamos construyendo para ayudar a los equipos a entender sus propios comportamientos y, de esa manera, poder mejorarlos. Usamos un plugin de JIRA llamado EazyBI. No entiendo muy bien cómo funciona, así que me cuesta muchísimo cada cosa que hago y tiendo a procrastinar enfrentarme a estas tareas. Afortunadamente, las conversaciones que tenemos de tanto en tanto alrededor de esos gráficos son bastante útiles.

Por otro lado, quizás la conversación más relevante que tuve ayer fue con un compañero, un mando intermedio, al que le han pedido un plan para hacer crecer su equipo actual con el fin de dar respuesta a las muchas necesidades que tiene la compañía en ese producto en particular. Durante la conversación le vine a explicar, muy resumida, mi presentación sobre cómo escalar Agile sin frameworks. Curiosamente, esta charla la di en un openspace celebrado en las oficinas de ODIGEO, hace algo más de un año, antes de trabajar aquí.

Hoy he tenido que abordar una situación de ésas que se me hacen un poco cuesta arriba. A veces tengo que dar feedback constructivo a algunos compañeros para ayudarles a entender el impacto de sus comportamientos y, si es posible, cambiarlos. He de reconocer que no soy bueno en éso, pero no por ello voy a eludir mi responsabilidad. Ya sabes: “Si duele, hazlo más”.

Por último, algo que me ha alegrado el día. He recibido una transferencia de una tal Banca Popolare Etica. Mirando el detalle del movimiento he visto que era la devolución del microcrédito que hice a Podemos para financiar la campaña de las Elecciones Generales. Estoy satisfecho de haber contribuido, aunque sólo fuera con dinero, a empujar un poco el cambio en las instituciones. El trabajo no está acabado, la transformación apenas ha empezado.