Mi resumen de 2016

No soy amigo de este tipo de retrospectivas, pero he de reconocer que las vacaciones de fin de año crean un cierto espacio de inactividad muy dado a ser rellenado con miradas al pasado. 2015 fue un año de mierda. 2016, en cambio, ha sido un año de recuperación. 2017, de expectativas. Ea, fin del resumen. Qué necesidad hay de exponer las intimidades en público.

Ojo, me parece que el ejercicio de introspección y honestidad con uno mismo es sano y necesario si quieres mejorar. Otra cosa es hacerlo en público. No me entiendas mal, no critico a quienes publican sus objetivos anuales; aunque pueda parecer lo contrario, yo soy demasido pudoroso como para exponer ciertas partes de mi intimidad en público. Reconozco que, de alguna manera, el hecho de publicar tus objetivos te crea una cierta obligación con tu superyó, lo cuál es bueno si valoras el cumplimiento de esos objetivos. Sin embargo, a mí me parece muy difícil balancear esa exposición de vulnerabilidad con no parecer un narcisista en busca de público. Ya sé, difícil no debería ser sinónimo de obstáculo insalvable, pero soy débil.

De nuestras vulnerabilidades vienen nuestras fortalezas.
— Sigmund Freud

Sin embargo, sí me gusta echar la mirada atrás para conectar los puntos, comprender lo que ha venido sucediendo y entonces celebrar, agradecer y corregir. El espíritu navideño ayuda a esto, sin duda. Vamos a ello.

Unirme a eDreams OdigeO ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar en los últimos años. De nuevo ha sido la prueba de que soy un tipo con mucha suerte. He sido un desastre como consultor freelance, mejor dicho, he sido un desastre como vendedor de mis servicios de consultoría. Éso me llevó a una situación financiera insostenible. La fortuna hizo que asistiera en 2015 a esta charla de Peter Kerschbaumer y que, por otra serie de casualidades, me enterara que en eDreams OdigeO estaban buscando un Agile coach para Madrid. Me presenté con estas diapositivas (¿se nota mucho que le estaba haciendo la pelota al que sería mi jefe o conseguí que pareciera que había hecho los deberes?).

La primera nómina llegó justo cuando se me agotaban los ahorros. Y cuando digo agotar, quiero decir A-GO-TAR. Así que a partir de ahí todo debía ser más fácil. ¿Verdad?

2016 ha sido mi particular travesía de un consultor freelance a un jugador de equipo, sin perder mi pulsión natural hacia la exploración de los limites (creo que irritación del sistema es un concepto mucho más apropiado) pero atendiendo a la obligación de jugar en un terreno mucho más restringido que cuando eres único responsable de tus decisiones. Cuando juegas con otros, el impacto de tus decisiones afecta a más gente. Y viceversa, las decisiones de mucha más gente te afecta a ti también. Multiplica éso por una empresa de unos 1700 empleados que, por cierto, sigue creciendo.

La mayor ventaja de ser empleado, para mí, es que no estoy obligado a buscar clientes para tener ingresos recurrentes. La consecuencia de esto ha sido que he podido aumentar el tamaño de la base de mi propia pirámide de Maslow, lo que me ha permitido centrarme en objetivos no estrictamente vinculados con la supervivencia y el largo plazo. Eventualmente, esto me ha permitido sentirme más en paz conmigo mismo y darme el espacio necesario para pensar y actuar sobre mis relaciones con los demás.  “Y esto es todo lo que tengo que decir sobre éso”

Desventajas. Muchas, claro. No puedes esperar otra cosa de una empresa en plena transformación. ¿Acaso crees  que una empresa inicia un proceso como éste porque todo va fenomenal? Los momentos de desesperación porque cada cambio tarda eones son muchos y no siempre son compensados con los momentos de orgullo por las demostraciones de valor y brillantez de la gente con la que trabajo.  Pero se me hace difícil identificar todo éso como desventaja, la verdad. Para mí es justo lo que hace emocionante mi trabajo.

Sin embargo, mi situación personal me ha permitido aprender mucho de mí mismo. Durante bastantes semanas (meses) he pensado que ésa era mi última semana. En repetidas ocasiones he puesto en una balanza si mis temores a quedarme sin trabajo demasiado pronto eran suficientes para no hacer algo presuntamente “intolerable por el sistema”. Joder, sí, he aprendido a morderme la lengua un poco más, pero también he aprendido que para provocar un cambio debes exponerte y servir de ejemplo. ¡Qué mierda de cambio le vas a pedir a alguien desde la invulnerabilidad de tu puesto de Agile coach! Pero no puedes estar todo el dia tocando las narices sin dar resultados. Así que debes buscar qué batallas pelear. Siempre. Todo el rato.

He aprendido más cosas, y me quedan muchas más por aprender. Estoy rodeado en toda mi vida de gente de la que puedo aprender muchísimo todos los días. Desde mis hijos, reto constante y permanente fuente de orgullo, hasta mis compañeros de trabajo que, qué casualidad, también son un reto constante y permanente fuente de orgullo (bueno, unos más que otros, je, je). En serio, este 2016 he conocido en eDreams OdigeO a gente realmente brillante. En particular he descubierto a , del que he aprendido la importancia de la actitud positiva. Nada de postureo. Simple y llánamente, actitud positiva. Es un verdadero placer trabajar con él, además de todo lo que se aprende de su experiencia en el mundo Lean.

Ah, sí, y Agile-Spain. Ese trabajo que Sísifo delegó en un grupo de agilistas para poner a prueba nuestra resistencia y nuestro compromiso con los valores y principios del agilismo. Bueno, ya vemos la luz al final del túnel. Ya sea porque vamos poniendo en orden la asociación, ya sea porque se acaba el mandato de la actual Junta Directiva. Mi agradecimiento eterno debe ir, sin duda, a Javier Gamarra (@nhpatt). Nunca he conocido a nadie tan trabajador y tan comprometido como él. No habrá nunca kudos suficientes para agradecerle lo que lleva haciendo todos estos meses por la asociación.

Como te decía. Soy un tipo muy afortunado. En 2015 me he acostumbrado a vivir cómodo en lo incómodo, en 2016 a llevarme al límite sólo cuando es realmente importante y a utilizar la holgura para mejorar mis relaciones personales. Y todo ello sin que nada importante se haya roto. Tocaré madera. En 2017, ya veremos. Igual soy capaz de publicar con regularidad en este blog. 😀

Feliz 2017. Que te venga muy bonito.

FOTO: Sí, ése mozo es niño2. ¡Cómo pasa el tiempo!

  • Miguel Angel Díez Bielsa

    Nuevo reto, José Manuel. ¡Ánimo y que el 2017 sea un gran año!