UXSP, post-its, plastilinas y amor

Ya sé que llevo mucho sin escribir y que he contraído deudas en este tiempo. No he escrito sobre el SaveInformaticOS, entre otras cosas porque aún no hemos acabado, pero no quería que pasara demasiado tiempo sin escribir sobre mi última experiencia fuera de casa: la conferencia sobre usabilidad y experiencia de usuario, UX Spain, que este año celebraba su segunda edición en Valladolid. El año pasado asistí a Salamanca para conocer a esa gente tan rarita, con gafas de pasta, peinados exóticos y un ego sobredimensionado, pero con un superpoder que me atrae sobremanera: saben comunicarse con el usuario. Y cuando digo comunicarse, lo digo en el sentido más amplio de la palabra. Los expertos en UX provocan en el usuario y entienden sus reacciones: hablan y escuchan en esa comunicación con el usuario. Nosotros, los programadores, tendemos a pasar bastante del tema “usuario”. Un CRUD es más que suficiente para exponer al mundo entero la grandeza de nuestras habilidades como programador. Lo que importa es el código, ¿verdad? (Nota: Nótese el sarcasmo de las últimas dos frases)

Desde fuera

En general, como alguien un poco outsider en esta conferencia, algunas de las charlas de este año me dejaron un poco en fuera de juego o, simplemente, no me interesaban lo más mímimo. Eché en falta un poco ese espíritu gamberro y cercano a la construcción de y cía, pero no estoy tan lejos de mucho de lo que se ha hablado. Al fin y al cabo, yo estoy muy centrado en ayudar a escribir buenas historias de usuario y hacer crecer productos de manera iterativa e incremental. Para todo esto hay que tener muy claro que diseñamos experiencias de usuario satisfactorias. Muchos de mis problemas se resuelven con técnicas y herramientas inventadas por los expertos en usabilidad y experiencia de usuario hace ya mucho tiempo. Igual que muchos de sus problemas se resuelven con técnicas y herramientas inventadas por expertos en otras materias, como la estadística, la psicología, la antropología, la sociología… e incluso la programación. Y todo ello dentro de algo llamado “Negocio”.

Desde fuera veo una comunidad en formación. Gente que está descubriendo el PODER de compartir y que incluso empieza a reclamarlo. Gente que discute sobre si es lícito manipular la UX para aumentar los ingresos de los clientes. Interesante, muy interesante. Los programadores nunca hablamos sobre si es ético implementar un algoritmo donde nuestro cliente redondea en contra de los usuarios. Señoras y señores programadores, entender mejor las necesidades del usuario nos va poniendo cada vez más en el terreno de tomar decisiones sobre si es lícito o no lo que hacemos a veces.

Por otro lado, me inspiraron mucho las charlas de (César Astudillo, de DesignIt) y (Ariel cuyo-apellido-solo-se-puede-copipegar) porque hablaron del proceso de creación y de cómo llegan las ideas a transformarse en opciones para un usuario. Tengo pendiente un café (o lo que sea) con César y con (Joaquín Márquez, de The Cocktail) para hablar justamente sobre cómo encajar el proceso de creación, ideación, o como sea que le llamen, y el de construcción. Tenemos que compartir lo que nosotros hemos recién descubierto y que llevamos por ahí como una herramienta novedosa y superpoderosa, llamada Agile Inception, y que resulta que no es más que un refrito más o menos inteligente, pero eficaz, de técnicas ya existentes. Me gustaría aprender de ellos y ver cómo podemos hacer que esos dos procesos que ahora están separados, el diseño y la construcción, puedan encajar y fluir durante una iteración, más incluso que como lo hacen en Biko. ¡RETO!

Ujué dijo en el cierre de la UXSP no-se-qué de un openspace sobre UX. Yo llevo tiempo intentando hacer algo alrededor del concepto de “Producto”. Mmmm, noto una cierta alteración en La Fuerza. 🙂

Descubrimientos

Mi descubrimiento del año pasado fue (Luis Villa), con el que luego he tenido la oportunidad de que me diera una clase magistral durante un café. ¡Muchas gracias! El de este año ha sido (Pere Rosales). No por casualidad tenemos muchos puntos de vista comunes. Tenemos muchos contactos unutópicos en común.

Una historia de amor

Este año he ido con (Ujué Agudo) presentando un UXLab (un taller) titulado “Lean UX, una historia de amor“. El objetivo del taller era explicar cómo no sólo es posible que programadores y expertos en UX trabajemos juntos, sino que es deseable porque los resultados son mejores. Lógicamente, todo en un marco de trabajo agilista. No podría ser de otra manera, claro.

La primera parte del taller fue un juego cuya dinámica está basada en éste. La idea inicial no era hacer un juego sino un ejercicio, una simulación (no en diferido sino en directo) de varias iteraciones haciendo Scrum, involucrando a gente de UX y usando paper prototyping para simular las demos. Culpa mía por no haber trabajado lo suficiente esta idea. Se nos echó el tiempo encima y Ujué, siempre atenta, buscó una alternativa. Creo que todos salimos ganando. Fue un taller divertido, enseñamos más o menos lo mismo, aunque en mi fuero interno se me ha quedado clavada esa espinita de ver a gente que sabe hacer sketching con los ojos cerrados diseñando un cajero automático o una tienda de empanadas online, pero de manera iterativa e incremental, por supuesto.

El juego fue muy divertido, aunque cometí varios errores durante la dinamización que nos hicieron perder un poco de valor del mismo. Por un lado olvidé explicar que yo representaba al rol del cliente, el que suelta el dinero, y que a mi me genera mucho estrés no saber bien en qué se están gastando nuestro dinero la gente a la que he contratado. En un momento del taller espeté a un equipo con “¡En qué os estáis gastando mi dinero!” y ellos, con buen criterio, me preguntaron: “¿Y tú quién eres?”. Por otro lado, y relacionado con el anterior, olvidé también hacer hincapié en la importancia de explicitar las funcionalidades (aka “historias de usuario”), de priorizarlas y de no trabajar en más de una historia cada vez. Eso nos hizo perder alguna reflexión interesante, como hablar de multitarea, foco, etc. Un error importante en la definición inicial del “proyecto” nos provocó un problema en la tercera y última iteración. Al principio pedí “Diseñad un Zoo Mágico” y, claro, los diseñadores son muy, muy, muy imaginativos. En la tercera iteración les pedimos que introdujeran unas reglas disruptivas, como que la Ley de la Gravedad no existe y, claro… “En un mundo mágico no hay Ley de la Gravedad”. Así que les pedimos que buscaran una User Persona diferente, lo más diferente posible, para que tuvieran que incorporar un gran cambio en el diseño general.

Vaya en nuestra defensa y sin que sirva de excusa que el grupo era numerosísimo. Formamos 6 equipos y cada uno tenía fácil más de 7 personas. Si hubieramos sido menos hubiera sido muy interesante ir viendo individualmente la evolución del backlog de cada equipo. En las retrospectivas, al final de cada iteración, apenas nos daba para centrarnos en uno o dos detalles llamativos. Personalmente me quedé con la sensación de no tener ni idea de qué iba cada uno de los “zoos mágicos”. Sin embargo, las reflexiones que hicimos luego, en la segunda parte del taller, que fue una charla de Ujué explicando cómo hacen esto en Biko, demostraron que en gran parte el objetivo se había conseguido. También es cierto que la mayoría de los que participaron en el debate ya son practicantes de alguna metodología ágil, o están en el camino de ello. Por ello, probablemente, el debate derivó frecuentemente a hablar del “negocio” y hubo la reclamación de de “¡Menos Agile y más UX!” con la que estoy totalmente de acuerdo. Por cierto, si no habéis visto las actas visuales de Javi ya estáis tardando.

En general me quedé muy satisfecho con nuestro taller. Gracias a Ujué, claro, que fue el cerebro y el músculo de todo, preparando el juego y la charla, practicándolo antes con sus compañeros de Biko y comprando todo el material necesario y que soportó con una sonrisa mi falta de colaboración en la preparación, mis intentos a última hora de cambiarlo todo y mis sabotajes durante su charla que nos impdieron terminar de verla completa.

Pero la satisfacción de los profesores no sirve de nada. Lo importante es la satisfacción de los alumnos. Me gustaría que los que estéis leyendo esto y estuvierais en nuestro UXLab nos dejárais un comentario sobre qué es lo que habéis aprendido, de qué manera os ha podido inspirar para llevar luego algo a la práctica y qué es lo que echásteis en falta.

NOTA:
Si alguien quiere un resumen de resumenes, recomiendo éste de .

NOTA 2:
En lo personal, que lo olvidaba, pude dar un abrazo no muy fuerte a porque anda con la pata coja, uno bien fuerte a y carantoñas al mini-semurat que en ocasiones, pocas, recordaba a por su manera de llorar. 😛 Y claro, a , que siempre me hace pensar y temo que publique alguna de esas fotos. ;-D

NOTA 3:
Estoy esperando a que pueda subir la presentación chulísima que se curró a Slideshare. De momento os podéis suscribir al canal de Biko en Slideshare o descargar el PDF del dropbox mientras esté.

Tagged: