El agilismo como motor de cambio del modelo productivo en España (I)

Suena un poco pedante el título, especialmente si se piensa que se trata de la contribución que me acaban de rechazar en la Conferencia Agile-Spain 2010, la primera conferencia 100% agilista que se celebra en España. Lo cierto, y aunque suene a excusa barata, es que no había pulido lo suficiente el entregable. Vaya en mi descargo que había entendido que se entregaba un primera versión y que, si era aceptada, entonces debía pulirla. Bien, no hay mal que por bien no venga, y ahora tengo material para varias entregas. Espero que, si aún queda alguien por ahí leyendo este blog, me ayudéis a completarlo con vuestros comentarios. Aunque nunca lo vaya a presentar a ningún sitio, quien sabe, quizás algún político navegando por la blogosfera se tope con este artículo y le dé por poner algo en su programa electoral.

Actualización: Ya está disponible la segunda parte. Y también la tercera (y última).

El agilismo como motor de cambio del modelo productivo en España

Introducción

El sector del desarrollo de software es una pieza fundamental en la productividad de cualquier país moderno. Hacer buen software puede ser la diferencia entre ser capaz de hacer realidad un proyecto empresarial, innovador o no. Pero no sólo eso. El software es actualmente una pieza básica en las organizaciones. Sin él, simplemente, las cosas no funcionan. No sólo porque haya actividades que no se puedan realizar, o porque el coste de realizarlas manualmente sea muy elevado, sino porque no se pueden tomar decisiones convenientemente informadas. Y eso, hoy día, es fundamental para el éxito empresarial. Por tanto, estamos hablando de un sector que debería jugar un papel preponderante en el tan citado cambio del modelo productivo, que estos vientos de crisis ponen en boca de todos. Este artículo trata de explicar cómo la adopción de métodos y prácticas ágiles está haciendo que empresas en todo el mundo desarrollen software mejor, más rápido y más barato, es decir, que sean más competitivas. Pero además, también les está permitiendo ayudar a hacer realidad e incluso potenciar las ideas innovadoras que surgen en otros sectores. ¿Queremos esto para nuestro país? Quizás debieramos seguir leyendo…

Es necesario un cambio del modelo productivo

Un reciente informe que el Grupo de Reflexión presidido por Felipe González, ex-presidente del Gobierno de España, ha elaborado para el Consejo Europeo explica que la UE en su conjunto está ante un dilema: reformarse o decaer.

Este mismo informe dice:

Las industrias y servicios basados en el conocimiento y creativos se han extendido significativamente durante las dos últimas décadas, convirtiéndose en los pilares centrales del empleo y del dinamismo económico en Europa. Los tiempos en que la ventaja competitiva de la UE se medía en costes salariales hace mucho que han quedado atrás. Hoy día la inteligencia, la innovación y la creatividad han pasado a ser los criterios de referencia. Son el seguro de la prosperidad futura de Europa. Vivimos en un mundo que demanda no sólo productos y mercados de alto valor, sino también, cada vez más, capacidades de alto valor.

Por tanto, parece fácil concluir que es necesario reformar nuestro modelo productivo y enfocarlo hacia sectores capaces de ofrecer valor añadido. Uno de estos sectores, como ya hemos citado más arriba, es el sector de las TI (Tecnologías de la Información) y del desarrollo de software en particular.

Estado de la economía española

En la crisis de la economía española parece que todos los analistas coinciden en que una fatídica concurrencia de circunstancias nos están haciendo pasarlo peor que otros, a pesar de la solidez de nuestro sistema financiero. Además de la crisis financiera mundial, parece ser que las familias españolas estaban asumiendo un elevadísimo endeudamiento: vivíamos por encima de nuestras posibilidades. Esto provocó, entre otras cosas que el ahorro privado fuera escaso y que, por tanto, no hayamos podido usarlo para hacer más fácil el paso por la crisis. Por otro lado, la elevada dependencia del sector de la construcción y sus derivados, entre otras cosas provocó una desincentivación de la educación frente a los ingresos rápidos que los jóvenes podían obtener en el sector de la construcción, lo que ahora les lleva a tener dificultades serias para acceder al mercado laboral. No digamos si hablamos de sectores que requieren una alta cualificación.

Todo esto nos lleva al desolador resumen: no somos competitivos. Y si no hacemos algo YA no lo seremos durante mucho tiempo.

Cómo salir de la crisis

A corto plazo parece que sólo hay dos caminos posibles:

  • aumentar la productividad
  • bajar los costes de producción

Los primeros pasan por ser más eficaces, mientras que los segundos parece que sólo pasan por reformas laborales que permitan abaratar las horas de trabajo.

El agilismo puede ayudar en los dos aspectos. Lo veremos más adelante, pero antes veamos, para aquel lector que no lo conozca, qué es el agilismo.

Aquí es donde lo dejamos para pensar un poco y dejar hueco para la siguiente entrega, donde haré un repaso del “estado del arte” del agilismo en España y fuera de España. Aportaré datos (cosa que no hice para la Conferencia) y trataré de demostrar con ellos que el sector del desarrollo del software en España puede ejercer un factor multiplicador sobre la economía.

Seguramente dejaré para una tercera entrega la verdadera tesis de esta contribución: cómo creo yo que podemos forzar un cambio estructural en la economía española desde el sector del desarrollo del software y, en particular, desde las pequeñas y medianas empresas que desarrollan software. De momento, espero vuestros comentarios, escritos o en persona durante la Conferencia Agile-Spain, a la que asistiré porque, entre otras cosas, haré un nuevo CodingDojo con Xavi Gost y todos los que os apuntéis.