Ilusionado

Llevo varios días bastante inquieto. Pero no es esa inquietud como cuando eres pequeño y tienes que atravesar un pasillo a oscuras. Es más bien como cuando se acerca el día de Reyes (o Navidad, si eres más de Papá Noel).

Primero pensé que se trataba del uso continuado de los antihistamínicos, debido a esta primavera veraniega que hemos tenido por aquí. Luego pensé que se trataba del orgullo que me producía asistir a interesantes conversaciones que están sucediendo estos días en algunos de mis clientes. Es muy gratificante, parecido a presenciar a niño1 o niño2 haciéndose mayores. Lo cuál, dicho sea de paso, también ocurre últimamente muy a menudo. Pero no, no se trataba tampoco de ese orgullo de “trabajo bien hecho”. En realidad se trata de las Elecciones Locales y a la Comunidad de Madrid.

Hace décadas que voto, se dice pronto, pero estas elecciones están siendo muy distintas para mí. Me siento ilusionado. Creo… Estoy convencido de que a partir de hoy muchas cosas van a cambiar en España. La primera, la más importante, es que hemos descubierto que, para cambiar la situación, necesitamos dos cosas: nuestra participación y nuestra ilusión. Acaban de cerrar las urnas y la participación es menor que otros años. Vamos a desvelar los resultados casi como abrieramos los regalos de Reyes. Esperemos que la ilusión siga intacta tras abrir los regalos.

Suerte a todos.