BeCodeWeek : Día 4

Ayer sólo hice tres cosas: blog, taller de product backlog y coding dojo. La primera no merece la pena mencionarla salvo que empleé casi toda la mañana. Después me puse a avanzar (no mucho, la verdad) en la codekata que estamos preparando para la XGN. Cuando llegó Xavi de conseguir dinero (contratos para casi todos los colaboradores) era ya casi hora de comer. Sin embargo, asistí a un momento muy interesante. Miguel Angel levantó la mano (metafóricamente) para avisar de que estaba teniendo problemas para avanzar al ritmo esperado. Xavi le echó una bronca (muy amable y didáctica, eso sí). Le explicó que había que avanzar en base a certezas y dejarse de tratar de demostrar más de una cosa en cada paso. En este caso, la iteración consiste en hacer una prueba de concepto, una bala trazadora que demuestre que la arquitectura funciona y que se puede hacer lo que se pretende. Y Miguel Angel lo entendió perfectamente y, en vez de responder a la agresión, reaccionar de una manera sumisa o bloquearse y pedir la solución concreta, explicó cuáles iban a ser sus siguientes pasos: de qué iba a prescindir para poder avanzar y en qué se iba a enfocar para conseguir el objetivo de la iteración. Y todo eso, con el cliente delante y con total naturalidad. Chapó. Es evidente que ser un punk no está reñido con ser un gran profesional.

Después de comer tomando el sol en la plaza de la Catedral con @luislitze y , volvimos a para tomar un cafelito y, mientras llegaba un cliente para preparar una visita a una feria de inversores en San Francisco, conseguí sacar la media hora mínima para empezar a trabajar el taller de backlog que también tenemos que preparar para la XGN. Surgieron conversaciones muy interesantes y creo que va a quedar muy bien. Este taller me lo voy a tener que preparar especialmente bien porque Xavi quiere sacarme de mi zona de confort y que lo lidere yo. Me gusta, porque es uno de esos empujones que necesito para saltar al vacío y porque tiene mucho que ver con un terreno en el que me siento especialmente cómodo: los criterios de aceptación (que idealmente deberían estar automatizados).

Y al final de la tarde ya nos fuimos yo con mi camiseta de agilismo.es y Miguel Angel con la de BeCode al Coding Dojo que se celebraba en la Escuela de Informática (la ETSINF). Xavi, por supuesto, iba con sus pintas de siempre. Las mismas que había llevado para visitar a un cliente y conseguir varios contratos, por cierto.

En la ETSINF me buenas instalaciones, aunque para ser la Universidad, muy poca audiencia. Eso sí, al final tuvimos conversaciones muy interesantes con algunos de los asistentes. Durante el ejercicio dimos varias recomendaciones de libros: “Refactoring“, “Implementation Patterns“, “TDD by example“, “Desarrollo Agil con TDD“, “Clean Code” y, por supuesto, “The Pragmatic Programmer“. A los que quedaron al final, charlando con nosotros sobre lo poco que se aprende en el trabajo, también les recomendé “Apprenticeship Patterns“.

La codekata que propusieron Miguel Angel y Xavi era FizzBuzz. No me deja de sorprender esta kata por la cantidad de cosas que se pueden practicar y cómo, siendo tan simple, te permite hablar de tantas cosas: naming, refactor (no sólo los refactors “hacia adelante”, sino también los “hacia atrás”), duplicación, código limpio, baby steps… Tanto es así, que me he empezado a reproducir la kata en el portátil usado git y poniendo un comentario en cada commit. Cuando lo tenga lo subiré a github.

Y bueno, cena con una agradable conversación con Miguel Angel y a la cama.