Artesanos del software en directo

Me he liado la manta a la cabeza y he liado a unos cuantos más por twitter (incluidas sus respectivas parejas) para que nos vayamos el jueves 7 de octubre de 2010 a una conferencia muy especial: Software Craftsmanship 2010. Se anuncia como “Sin charlas. Sin cursos. Sólo programar”. Se celebra en Bletchley Park, un lugar relevante en la Historia de la Informática y que eventos como éste ayudarán a restaurar. Además, es una oportunidad para estar cerca de gente a la que, de otra manera, sólo podemos seguir por twitter. Personalmente, espero ver allí por lo menos a y a  (Enrique fue uno de los que arrancó Agile-Spain en el principio de los tiempos).

A mi, particularmente, me interesa mucho el ver qué cosas diferentes se pueden hacer para enseñar a practicar la programación, que es donde intento posicionarme profesionalmente. Si Xavi Gost se atreviera a venir, incluso sería capaz de proponer la codekata de “un pomodoro en un pomodoro” que hicimos en Madrid y Santiago hace ya varios meses. El “cobarde y juerguista” de ha preferido irse de concierto con sus amigas. Él sabrá lo que hace. Lo echaré de menos sin duda, a él y a otros muchos, pero bueno, intentaré aprender todo lo que pueda para luego poderlo contar. Es lo que hacían los viajeros cuando no había internet (en la antigüedad), que servían para llevar los avances culturales e industriales de unas provincias a otras.

Bueno, pues eso, si os queréis unir a @GermanDZ, @plagelao, y a un servidor, registraos rápido porque quedan muy pocas plazas ya. No sé si al final iremos con camisetas rojas, para que se nos distinga por algo más que porque no hablamos bien en inglés, pero seguro que nos lo pasamos muy bien, al menos tanto como los médicos cuando van a sus conferencias, porque ninguno de nosotros pensará que es un “raro” por emplear el tiempo libre en mejorar profesionalmente. De hecho, a mi me hubiera gustado poderlo enlazar con el curso de 3 días de Greg Young sobre CQRS, pero mi presupuesto, como el de mis compañeros de viaje, sale de mi bolsillo y no da para más. Eso sí, se aceptan donaciones. En cualquier caso, ahí os dejo esa otra alternativa, que, como cae en festivo en España y de lunes a miércoles, quizás algún jefe esté dispuesto a dejaros marchar. Os aseguro que ese curso merece la pena todo el dinero que cuesta más los gastos correspondientes.