Sin miedo a cambiar


Tengo pendientes otras revisiones de libros, pero acabo de terminar de leer (en primera lectura) “Fearless Change. Patterns for Introducing New Ideas” y me ha parecido tan, tan recomendable, que no puedo evitar bloguear un poco sobre él.

Este libro explica un conjunto de patrones que podemos usar si queremos introducir un cambio (las autoras hablan de una innovación, que suena mejor). Se lee muy rápido porque está dividido en tres partes bien diferenciadas: una primera donde explica cómo emplear mejor estos patrones, una segunda y muy breve con algunos ejemplos (casos de éxito) y una tercera con cada uno de los patrones explicado bien en detalle. La primera sería el Manual de Usuario y la tercera el Manual de Referencia. 😉

Las autoras recomiendan comenzar haciéndose Evangelista dentro de la organización donde queremos introducir la innovación. Como Evangelista emplearemos patrones como Test the Waters, Time for Reflection, Small Successes y/o Step by Step, con el objetivo de contagiar la pasión, sin llegar al fanatismo, entre los Innovators (que son los más fáciles de ganar para la causa). Una vez conseguido el primer paso es necesario obtener la complicidad de más gente. Para ello podremos usar patrones como Connector, Guru on Your Side, Innovator, Ask for Help y/o Just Say Thanks. Hay un capítulo muy bueno sobre reuniones, con patrones como Piggybak, Brown Bag, Do Food, The Right Time, Plant the Seeds, External Validation, Next Steps, Stay in Touch, e-Forum y/o Group Identity.

Llegados a este punto ya podemos hablar de comunidad y entonces recomiendan el uso de Just Do It, Study Group, Mentor y especial cuidado con las relaciones personales (Personal Touch, Tailor Made, Shoulder to Cry On).

Y si finalmente todo esto funciona y estáis dentro de una organización capaz de valorar los beneficios que pueda aportar la innovación que defendéis, entonces estaréis en condiciones de convencerlos (probablemente con la ayuda de vuestro jefe, Local Sponsor o Corporate Angel) de que os convirtáis en un Dedicated Champion. Así podréis abordar el siguiente escalón: llegar a las masas (Early Adopters e incluso Early Majority). Hay varios patrones para usar en esta situación, pero seguro que los leeréis pronto. 🙂

Para mi gusto personal, el mejor capítulo de todos es el último de la primera parte: “Dealing with Resistance”. Los patrones en este capítulo tienen nombres verdaderamente deliciosos: Fear Less (Sin miedo), Bridge-Builder (Constructor de Puentes), Champion Skeptic (Campeón Escéptico), Corridor Politics (Políticas de Pasillo) y Whisper in the General’s Ear (Susurrando al Oído del General). Suenan un poco a manipulación, pero no sé quién me dijo en cierta ocasión que gestionar y liderar gente consiste en parte en manipularlos.

Es curioso porque algunos de estos patrones los he ido usando a lo largo de mi carrera aun sin saberlo. De hecho, el renacimiento de Agile Spain en parte es debido a que algunos de estos patrones se han ido aplicando (insisto, aun desde el desconocimiento de los mismos). ¡Ay si me hubiera leído este libro antes!

Aún tengo que interiorizar muchos de estos patrones, pero probablemente sólo podré hacerlo cuando tenga la posibilidad de ponerlos en práctica. Espero que no sea dentro de mucho tiempo. 😉

  • Anonymous

    Todo eso está muy bien, aunque lo de la "evangelización" es una terminología con unas connotaciones dudosas, por lo que implica de fé y no de empirismo.

    El problema es cuando, por el camino, aparecen también ciertos antipatrones como los Guru-Wannabe, Self-Canonized, Hidden-Spokesman-Interests o Littleness-Magnification, que a menudo interfieren e incluso usurpan el espacio del interés colectivo en favor de la predicación para promoción personal.

  • Jose Manuel Beas

    Muy interesante. ¿Me podrías dar referencias donde seguir leyendo sobre estos antipatrones? La verdad es que no se me había ocurrido que, igual que alguien había encontrado unos patrones, también podría haber antipatrones.

    De todos modos, yo intento partir de la base de que la gente intenta introducir los cambios de buena fé. Quizás soy un poco ingenuo…