La culpa fue del agilismo

Tiempo aproximado: 2 min.
Llevamos unos días que en la lista de correo de Agile Spain se está discutiendo sobre si Scrum y XP se complementan, si son excluyentes, si Scrum es para flojuchos…

Reconozco que soy uno de esos radicales que andan por ahí adoptando criterios extremos. No hace mucho yo abogaba públicamente por eliminar los comentarios “inline” porque hacen más daño que beneficio y lógicamente muchos se quedaron con el titular pero no profundizaron en el argumento. Con esto de Scrum o XP “puros” pasa algo parecido y muchos se quedan en las palabras “gruesas” sin prestar (en mi opinión) suficiente atención al contenido. Me explico.

Creo firmemente (y hablo desde el fracaso de intentar hacer agilismo “a medias” varias veces) que si aplicas por primera vez un marco de trabajo cualquiera, digamos XP, digamos Scrum, digamos incluso RUP o lo que sea… es altamente recomendable aplicarlo lo más fielmente posible al libro que sea e intentar respetar al máximo el espíritu del creador, en el caso de los métodos ágiles, el Manifiesto. De lo contrario tienes muchas papeletas para fracasar. Y le echarás las culpas al Manifiesto y a los familiares vivos o fallecidos de UncleBob y sus amigos. Cuando en realidad lo que ha pasado es que has hecho simplificaciones que te venían bien, y apostaría a que han sido relajaciones de las prácticas que más disciplina imponen. ¿A que sí? Pues en ese caso la culpa no es de UncleBob sino tuya.

Tagged: