• Sobre NoEstimates: gestión adaptativa de proyectos

    Yo no soy un fan del movimiento #NoEstimates, normalmente me suelo mantener al margen, pero creo que las cuestiones que mi admirado Rodrigo Corral planteaba esta semana en Twitter eran más que razonables y he pensado que seguramente habrá más gente que opine igual. Así que voy a comenzar una serie de artículos sobre este asunto.

  • El desarrollo de software son conversaciones (IV)

    En los artículos anteriores de esta serie me he centrado en esa parte del proceso en la que fundamentalmente hablamos sobre el qué y no tanto sobre el cómo. Si haces Scrum, me refiero a todo lo que haces antes de la reunión de planificación del sprint. Si haces Kanban, seguramente llamarás “upstream” a toda esa parte del proceso de desarrollo. Esa misma metáfora nos lleva a hablar de “downstream” (ya trabajes por lotes o no) como a la parte del proceso que se dedica al trabajo que ya nos hemos comprometido a construir y desplegar. En este artículo empezaré a hablar de las conversaciones que tenemos en el downstream.

  • El desarrollo de software son conversaciones (II)

    En el primer artículo de esta serie me centré en las primeras conversaciones que tiene el equipo respecto de una idea, con el objetivo de descartarla o no. En este artículo voy a explicar qué tipo de conversaciones se tienen para decidir cuál elegir de entre todas las opciones disponibles y qué técnicas podemos emplear para facilitar esas conversaciones.

  • El desarrollo de software son conversaciones (I)

    El proceso que nos lleva desde una idea más o menos ambigua hasta el desarrollo y despliegue de una nueva funcionalidad en un producto de software está guiado por conversaciones que suceden entre personas. En esta primera parte del artículo justificaré esta afirmación y explicaré cómo podemos usar técnicas concretas para facilitar estas conversaciones.

  • Opciones

    Cuidar de nuestros propios “deseos” y enfocarnos en lo que “deseamos” hacer no me parece que sea una solución al problema de tener demasiadas opciones.
    — Barry Schwartz