Volver a las trincheras

Tiempo aproximado: 3 min.

Esta semana he vuelto al trabajo. Me había propuesto tomarme un período de reflexión hasta la primavera o algo así, pero se ha cruzado una oferta que no he podido rechazar.

Desde que salí de eDreams ODIGEO a finales de Noviembre, he estado descansando, dedicando algo de tiempo a mi familia y a mí mismo, he estado valorando algunas ofertas que me estaban llegando y arrancando un proyecto para del que hablaré más adelante, cuando lo tenga más maduro.

También he aprovechado estas semanas para leer y escribir algo, por ejemplo, los artículos sobre el libro “This is Lean”. Además, he visitado a gente muy interesante por el mero placer de visitarles y charlar. Desde luego, tengo clarísimo que este período sabático me ha sentado fenomenalmente bien y que me gustaría repetirlo más a menudo, pero se me ha quedado un poco más corto de lo que tenía previsto.

Había comenzado a hacer el ejercicio que propone el libro “Tu modelo de negocio” (“Business Model You” en la versión original en inglés) porque no tenía muy claro si quería volver al freelanceo o continuar como empleado de plantilla, como estos dos últimos años en eDreams. Ni siquiera tenía claro si quería seguir haciendo esto que hemos dado en llamar “Agile coaching”.

Pero , CEO de Tecnofor, me propuso colaborar en uno de los muchos proyectos derivados de la profunda transformación digital de BBVA, les hicimos una propuesta y nos la han aceptado. Me permitirás que, por discreción, no comente aquí los detalles, pero sí puedo decir que somos un equipo pequeñito en un proyecto al que le auguro un enorme impacto. De vez en cuando, desde mi cuenta de Twitter, voy soltando alguna pista de lo que está sucediendo. 😉

Eso sí, como valoro mucho esta “experiencia sabática”, he negociado colaborar como freelance y tener algunas jornadas libres. No muchas: las suficientes para no ocasionar dificultades al cliente por mi falta de disponibilidad, pero sí espero que las necesarias para organizarme cortas vacaciones y visitas a gente interesante. Estoy plenamente convencido de que esto traerá beneficios a todas las partes: a mí porque me oxigenaré física e intelectualmente, y al cliente porque traeré ese oxígeno en forma de motivación e ideas renovadas.

De momento, este proyecto me ha empujado a tomar algunas decisiones en asuntos que estaba procrastinando, así que he descartado algunos cambios que estaban en mi horizonte mientras que otros se tendrán que hacer realidad bien pronto, como mudarme más cerca del trabajo y de mis hijos. No descarto trabajar fuera de España, pero no será en el corto plazo. Ahora tengo un reto bien bonito por delante y las cosas están empezando muy bien. Voy a disfrutar de ello.

LA FOTO: He ilustrado esta entrada con una imagen bélica porque la metáfora de “las trincheras” así lo sugiere. Sin embargo, yo no veo las trincheras como un lugar desagradable sino como un lugar donde sí es cierto que hay que tener una actitud de sacrificio por un bien mayor, pero donde no necesariamente todo el tiempo estás sufriendo. De ahí que haya elegido esta imagen que refleja algo mejor esa visión.