TripToIceland – Día 6

Islandia es un inmenso fondo de pantalla. Cada foto es buena, incluso las que hago por accidente. Y si esto es así en invierno, no quiero ni imaginarme cómo será en verano. Debo volver a comprobarlo.

Hoy Jose nos ha traido por una ruta muy poco transitada. De hecho, éramos los primeros en bastante tiempo circulando por aquel camino pedregoso. En ocasiones nos costaba averiguar por dónde continuaba pues la nieve lo había cubierto completamente.


Tras ese “atajo divertido”, como a él y a Roberto les gusta decir, llegamos a Deildartunguhver, un manantial de aguas que surgen de la tierra en plena ebullición. No mucho más que ver. Y es que tengo la sensación de que me estoy comenzando a acostumbrar a todos estos escenarios maravillosos que nos ofrece la naturaleza exuberante de Islandia.

Más adelante nos acercamos a Glymur, con la intención de visitar una de las cascadas más altas de la isla. Bajo una pequeña tormenta de nieve, para lo que es Islandia, llegamos hasta un punto donde apenas había una cuerda. Teóricamente, ésta permitía cruzar un riachuelo que, lamentablemente, era lo suficientemente profundo como para hacernos desistir. La foto de este artículo creo que captura perfectamente este momento. Jose anduvo un buen rato rumiando cómo cruzar al otro lado.

Finalmente. Un bocata en el coche y rumbo a Reykjavik. Mañana tenemos una cita. 😉

Esta noche, a ver si hay suerte y conseguimos ver de nuevo las auroras boreales. Sería un buen regalo de despedida para Jose, que se las perdió el lunes.