Bitácora – 14 de febrero de 2017

Tras la resaca de la semana pasada, hoy ya he ido retomando el pulso. 

He repasado algunos de los CV que nos han llegado para seguir aumentando el equipo de Agile coaches. Algunas candidaturas son muy atractivas y somos el propio equipo de Agile coaches los que estamos haciendo todo el trabajo, bueno, con un poco de ayuda de un compañero de RRHH. Intentamos que el proceso no sólo sea eficiente y nos aporte valor a nosotros sino que también debe aportar valor a los candidatos. Así, desde el primer filtrado, damos una respuesta compartiendo cuáles son las razones por las que no seguimos adelante. Además, no hablamos de entrevistas sino de conversaciones. Queremos conocer a quien se interesa en trabajar con nosotros y corresponderles en su interés dándoles la mayor información posible. En el artículo anterior ya hablaba de Sabrina, la primera Agile coach que ha pasado el proceso completo. No tengo ninguna duda de que, si finalmente se incorpora, habrá sido un gran fichaje. Estoy convencido de que el proceso de selección ha tenido mucho que ver en la adecuación.

Con Alberto Martín he estado considerando si usar Meddlers (un “juego” de Happy Melly) para ayudar a pensar sobre el efecto de la manera de configurar los equipos de trabajo. Creemos que nos puede ser útil para ayudar a diseñar estrategias de crecimiento de los equipos.

También he dedicado parte del dia a trabajar en visualizar los datos que vamos guardando en JIRA cada vez que movemos una tarjeta en un tablero. Debo confesar que me aburre muchísimo esta parte de mi trabajo, pero también debo reconocer que a partir de una visualización adecuada de los datos es mucho más fácil ayudar a que los equipos comprendan mucho mejor sus comportamientos y el efecto de los mismos. De esta manera ellos mismos toman las medidas más adecuadas para mejorar. Aspiro a que los propios equipos desarrollen las habilidades y experiencia necesarias para no necesitar mi soporte para esta mejora continua basada en datos.