Como una ola

No, no me ha dado un ataque de rocíojuradismo, es que estaba escuchando la radio y he tenido una revelación que me gustaría compartir. Al fin y al cabo, los blogs están para éso. Y de paso vuelvo al blog, como Nuria, la hija de la Nuri, me ha pedido.

En la radio hablaban de movimientos sociales.

Hoy no parece haber en la recámara nada que frene a un capitalismo desbocado. Si lo hay, ¿cómo es?, ¿cómo se articula?
José Martí Gómez

Me sorprende que el analista declare estar desesperanzado por la ausencia de alternativas al modelo social existente. Discrepo. Yo tengo clarísimo que estamos justo en medio de un gran cambio social que ya está sustituyendo al statu quo. Es como si yo estuviera montado en la ola de un tsunami, mientras el analista estuviera en la orilla, presenciando el efecto del agua que se retira mientras aún no vemos la ola que arrasará con todo lo que encuentre en su camino.

En las últimas semanas se están sucediendo un rosario de eventos más o menos agilistas. Son la señal de que la gente, desde diferentes orígenes y con diferentes motivaciones, nos estamos reuniendo alrededor de nuevos valores y símbolos. Simultaneamente estamos asistiendo al derrumbe del sistema, especialmente evidente en forma de comités vergonzantes federales y declaraciones en la Audiencia Nacional.  El viejo mundo, no necesariamente gobernado por gente vieja, se resiste a dar paso a la participación, a las nuevas maneras de repartir el poder. En mi opinión, los que estamos en la ola del agilismo apenas somos conscientes de que formamos parte de una formidable ola cultural que se está llevando por delante todas las estructuras de poder tradicionales.

La alternativa al capitalismo es otra sociedad diferente; no es que haya más democracia, es que haya más justicia.
Manuel Delgado

Aunque lo parezca, no es este artículo una oda anticapitalista, sino una reflexión sobre el cambio social al que estamos asistiendo.

Por otro lado, me ha parecido especialmente interesante el punto de vista de Manuel Delgado (¿qué tendrán los antropólogos sociales que tanto me atraen?) porque hablaba en el programa de radio de la antropología de la religión y su estudio del éxito de las mismas a la hora de imponer ideas. Éso me ha recordado una conversación reciente con en la que me pedía que explicara ese aspecto de la palabra agilismo. Seguiré tirando de este hilo.

  • Todo un lujo que vuelvas al blog, desde luego… Y justo hace un rato estaba pensando en esa charla que quiero que des en el pueblo y más o menos, de forma deshilachada y no tan claro como lo expones tú aquí, estaba pensando que el “agilismo” es una manera nueva de ver las cosas, no solo como un proceso aplicable a la programación o desarrollo de software sino a otros ámbitos, como emprender un negocio (eso tiene el nombre americano de “lean startup”, ¿no?) o rehabilitar una casa y que por ahí podrían ir los tiros de la charla…

    En otro orden de cosas, me has pegado un buen susto con el título, que por un momento sí he creído que te había abducido el espíritu del señor de mi pueblo que ha descubierto Spotify y “me” roba ancho de banda en el bar para escuchar a la Jurado y a la Dúrcal…

    (firmado: la chica de la Nuri) 😉

    • jmbeas

      Jajaja, sí, es verdad. Creo que “la Jurado” cantaba en mi hipotálamo mientras escribía, seguramente inspirado por nuestra charla. 😀