Transformar una compañía: ni desde arriba, ni desde abajo

Ayer tuve el privilegio de asistir a la charla que Guillermo Montoya, CEO de Deiser, dió en las oficinas de ASPgems titulada “Desarrollando a la sombra de Atlassian”. En esta charla, que es la versión extendida de lo que contó en el reciente encuentro Agile Entrepreneurship Euskadi, Guillermo cuenta el proceso de transformación de Deiser desde una empresa tradicional de body shopping a una empresa de producto propio.

No quiero hacer spoiler de la historia de Guillermo, que es muy interesante, pero sí una reflexión: la clave de la transformación de Deiser no está tanto en las decisiones, más o menos acertadas, sino en cómo éstas se han ido tomando. Ni desde arriba ni desde abajo: juntos.

Deiser se ha transformado ideológicamente en los últimos 2-3 años para que la responsabilidad de las decisiones sea colectiva, es decir, cada cuál toma las decisiones en su ámbito de competencias, pero todos se preocupan de ofrecer la información necesaria a los demás. De esta manera, pasan a cambiar sus procesos para que la información fluya y esté a disposición de todos. Así es posible tomar las mejores decisiones de manera autónoma, sin necesidad de supervisión ni coordinación.

Claro, ser partners de Atlassian les ha puesto en bandeja emplear Confluence y que ésta sea pieza angular de su ecosistema de herramientas. Pero, como bien sabemos los agilistas, no son las herramientas las que provocan el cambio, sino las personas.

Por cierto, la foto que acompaña a este artículo es un guiño al trabajo que hicimos Maica Trinidad y yo para Deiser en 2012, justo cuando Guillermo andaba dándole vueltas a cómo enfocar este cambio que hoy ya florece. El diagnóstico lo empezábamos con esta obra de Henri Matisse y este párrafo:

Este proyecto nos evoca a los dibujos de Matisse porque está lleno de optimismo, desde la Dirección hasta muchos de los miembros de Deiser, y porque representa una gran oportunidad para todos de aprender juntos. Es un proyecto muy ilusionante y estaríamos encantados de poder participar en él.

Aunque realmente no hemos podido participar desde dentro de ese cambio, sí que hemos compartido muchas reflexiones y muchos aprendizajes con Guillermo, Daniel, Leo… y está claro que no nos equivocábamos en que era un proyecto lleno de optimismo e ilusión. ¡Enhorabuena Deiser, sois todo un ejemplo de valor y constancia!

ACTUALIZACIÓN: El comentario del propio Guillermo (ver más abajo) me ha recordado los videos de las 3 charlas que él mismo ha dado en las últimas Conferencias Agile-Spain, en las que podemos seguir la evolución de la compañía.