Feedback

Tiempo aproximado: 2 min.

Salgo de la cueva (más de un mes sin bloguear) porque hoy Mario López de Ávila ha publicado esta interesante propuesta sobre cómo conocer tus fortalezas y le voy a recoger el guante.

Hace un tiempo, Enrique Comba me sugirió la lectura de “Strengthsfinder”. Respondí el cuestionario y obtuve como resultado que era “fuerte” en “Input”, “Deliberative”, “Restorative”, “Ideation” e “Intellection”. Pero, la verdad, el hecho de que fuera yo mismo el que contestara a las preguntas del cuestionario me hizo tener esa sensación de idealización de mí mismo que, muy probablemente, diera una idea equivocada de cuáles son mis verdaderas fortalezas. Este ejercicio ideado por Kim S. Cameron que propone Mario me parece interesante justamente porque se basa en que sean los demás los que te describan en los momentos en los que ellos consideran que has sido brillante y eso, en mi opinión, mitiga bastante el efecto Heisenberg de influir sobre el experimento. (Cierto, sin evitarlo)

A riesgo de resultar pretencioso o de favorecer la autoindulgencia voy a pediros que, aquellos que queráis, por supuesto, respondais a la siguiente pregunta (que no me he currado nada y la he copipegado directamente del artículo de Mario) 🙂

¿Cuáles son, en tu opinión, mis principales puntos fuertes como profesional? Por favor, ilústramelos con tres ejemplos concretos en los que me recuerdes poniéndolos en práctica.

Gracias de antemano por ayudarme a conocerme mejor y potenciar mis fortalezas. Igual luego me arrepiento de haberos preguntado esto porque descubro que no soy tan bueno en lo que yo pensaba. En cualquier caso, me ayudará mucho porque se acerca mi época de retrospectiva personal (se acerca mi cumpleaños) 🙂