Responsabilidades y liderazgo

Hoy he visto un tweet de Jose Ramón Díaz donde se preguntaba:

Recientemente Enrique Comba escribió en su blog sobre liderazgo y en los comentarios de ese artículo surgieron conversaciones muy interesantes. Especialmente me gustó la que arrancó Alberto Rodríguez (en la que usaban a Frodo como ejemplo de persona que demostraba liderazgo) y el tweet del jefe de Joserra (que resume bastante lo que me gustó de este artículo):

Liderazgo es acción, no posición.

Hoy, durante nuestra retrospectiva, surgió el tema de qué pasará cuando yo ya no esté en el equipo. Mi respuesta fue algo así como “pues que vosotros tendréis que hacer de jefe de proyecto”. La reacción del equipo fue hablar del mundo real y de la necesidad de que haya alguien que aisle al equipo del resto de la organización. ¡Uy! Eso dolió, sobre todo lo de “mundo real”. 🙂

Me pregunto si la necesidad de que haya un intermediario entre el “mundo real” y los desarrolladores no es algo que en realidad usamos para eludir nuestra responsabilidad y afrontar el hecho de que debemos hacernos cargo de nuestra cuota parte de responsabilidad en el estado de un proyecto (como parte del mismo). Decidir las tareas que son necesarias abordar para realizar una funcionalidad, ayudar a priorizarlas, explicar a qué son debidos los retrasos, asumir nuestros errores y explicarlos con transparencia y sin miedo a las consecuencias, negarse a hacer algo que no es necesario o que no está dentro del compromiso de la iteración… todo esto (a mi entender) son muestras de responsabilidad y liderazgo individual. Yo creo que si hago que estas decisiones sean tomadas por otros, no sólo no soy un líder sino, aún peor, estoy dejando que me dirijan. ¿Tendré derecho a quejarme entonces?

 

  • Para mi es una cuestión de costumbre y cultura. Estamos tan acostumbrados a que haya siempre un jefe que dirija, que si no está estamos perdidos… ese jefe puede estar todo el día sin hacer nada que da igual, al menos hay un pico en la pirámide…

    No creo que sea un problema de eludir responsabilidades, ya que muchos de esos que quieren un jefe, quieren ser también jefes lo antes posible (lo he vivido en muchas consultoras) y por lo tanto no asusta tanto esa responsabilidad, pero en general necesitamos tener una “abeja reina”, si no está parece que no sabemos seguir haciendo el trabajo exactamente igual que veniamos haciéndolo.

  • pero qué pasa? te piras del *proyecto de la muerte*? lol

  • Muy buen apunte José!

    Cuando estaba en mi anterior trabajo a Kotasoft no era jefe de proyecto, ni analista ni movidas de esas. Era un desarrollador de software consciente del estado real de cada proyecto que pasaba por la unidad de desarrollo a la cuál pertenecía. Eso significaba no “hacerse el tonto”, no “lavarse las manos” en la toma de decisiones de arquitectura, diseño, estimaciones, asumir errores y, por supuesto, recibir felicitaciones. Si algo creo que tiene esto de bonito es eso, ser responsable de cada cosa que pasa por tus manos y tener una visión de liderazgo “parcial”. En Kota sigo teniendo esa parcela porque creo que sin ella no duraría en ninguna empresa 😉

    ¿Sabes que se me viene a la cabeza? Metáforas como los coches: ¿Cuál es la gracia de conducir? Usar GPS y un coche automático… para mi no al menos 😉

    Un abrazo!

  • Totalmente de acuerdo!, pero no iba exactamente por el mismo camino mi elucubración 🙂
    Lo he posteado en el blog: http://najaraba.blogspot.com/2011/03/equipos-autogestionados-y-liderazgo.html

    Salu2!

  • Pingback: Enlaces recomendados de la semana 0.5 | Javier Murillo Blanco()

  • Buenas majo,

    respecto esta entrada, esa es la diferencia entre un equipo de 5 personas con una única entrada de trabajo y 5 personas haciendo la guerra por su cuenta. En ocasiones compensa una actitud, otra o un mix (un equipo de 3 y 2 currando a su aire). En tu caso particular que conozco, no tengo ninguna duda en la necesidad de trabajar como un equipo, y que haya alguien que aisle de ese entorno.

    Respecto a tu siguiente entrada, te deseo justicia y una pizca de suerte en tu nueva etapa! Que el cambio sea para mejor.

    Dales recuerdos a la gente, y diles que las tostas de tomate están más ricas en Salamanca jejejeje Ciao