Tengo precio

Alguien me dijo una vez que una regla a la hora de tener un blog es “mostrarse sin exhibirse”, pero estoy escuchando a “La Excepción” en el programa de Buenafuente mientras leo una noticia titulada “El alto precio de conectarse a Internet en España” y, claro, me he calentado.

Sospecho que la afinidad del noticiario con el actual gobierno les hace explicar lo aparentemente difícil que es comparar el acceso a Internet entre países y no indicar que el dato es aún más grave si se tiene en cuenta que el coste de la vida en España es menor que en muchos de los países donde el informe indica que el acceso es más barato.

La noticia es triste en sí misma pero encima los gobiernos (en plural, que también meto en el saco a los gobiernos autonómicos y locales y de diferentes signos políticos) llevan no sé cuántos años vendiéndonos que si la innovación, que si las Nuevas Tecnologías, que si la modernización… ¡Tonterías! Aquí ningún gobierno se lo toma realmente en serio. Es como la educación, la sanidad o las pensiones: lo utilizan como arma arrojadiza durante las campañas electorales y luego, ¡si te he visto no me acuerdo!

Lo que nadie parece darse cuenta es que España no ha evolucionado gran cosa (ni en hogares ni en empresas) desde la publicación del “Informe Juan Soto”, allá por el 2003. Y ojo, que antes ya había un Plan XXI que se gastó el presupuesto en… nada. Qué lástima, y no sólo por el dinero, sino sobre todo por el tiempo que se está perdiendo. Creo que no se han dado cuenta de que el modelo productivo de los últimos 20 años necesita ser renovado urgentemente y que la solución no puede estar basada en los clásicos empleadores masivos (construcción, automoción…).

Pido. Es más, como votante exijo: que los gobiernos de España (el central, los autonómicos y los locales) abaraten y faciliten urgentemente el acceso a las telecomunicaciones a particulares y empresas. El resto ya lo haremos nosotros los ciudadanos. Así que, en vez de ordeñarnos como “vacas electorales”, cread las condiciones para que sea nuestra creatividad la que estimule la actividad económica. ¿Queréis mi voto en las próximas elecciones? Sobornadme. Éste es mi precio.

Eso sí, me reservo el derecho a mantener mi chantaje. Para las siguientes elecciones os pediré algo más… como la publicación de un plan (con dotación presupuestaria, claro) de informatización de todos los juzgados de España, por ejemplo. Y otra cosa más para las siguientes, y así… y así… y así…

P.S.
Por cierto, ¿alguien sabe decirme (sin buscarlo en Google) el nombre del ministro o ministra de Ciencia e Innovación?

P.S.2
Vale, ¿pero y el porcentaje de Bibliotecas Municipales con acceso wi-fi en España en comparación con el del Reino Unido?

Actualización:
Y para colmo acabo de escuchar la enésima petición de “flexibilización del mercado laboral”. ¡Qué poca imaginación en nuestra clase política!