Tomar impulso

Esta semana estoy especialmente satisfecho con mi trabajo en Degesys porque, por fin, mi jefe me ha degradado.

Ésta es mi última semana como jefe de equipo y pasaré a ser desarrollador senior. Los que leáis esto diréis: “este tipo está pirado”. Bueno, puede que tengáis razón, pero al menos no creo que sea por esto que os cuento ahora. 🙂

En realidad, el “downgrade” es debido a que mi vocación profesional no es el “management” sino el desarrollo. Y difícilmente se puede encontrar una empresa como en la que afortunadamente estoy: mi jefe ha accedido a facilitarme el camino para mi desarrollo profesional hacia un puesto de arquitecto (lo cuál requiere demostrar mis cualidades como desarrollador senior).

Ahora me voy a poder aplicar la poca materia gris que tengo en participar en un proyecto interno muy importante para nosotros, en el que además tenemos necesidad de un “workflow” y voy a poder volver a programar (aparte de pruebas de concepto y pequeños ejemplos).

Este nuevo rol también va a afectar a mi plan de formación y a mi implicación en iniciativas internas transversales a todo el Departamento de Desarrollo (como la de Integración Continua, la de Oficina de Proyectos…) y, en general, con la mejora del proceso de desarrollo de software. También es posible que lancemos un Grupo de Estudio (por cierto, os pido que participéis en la encuesta) y que yo me involucre bastante en él.

En definitiva, estoy muy contento porque me han degradado. 🙂

Tagged: